sábado, 13 de julio de 2019

Ya las están pagando todas,
Tonisio. Todas.

viernes, 5 de julio de 2019

Pedro contra el sol



Pedro Schwarze, el editor asociado de este blog, somete sus retinas al riesgo de quemarlas como huevos en un sartén. Pero él es un chileno orgulloso y arriesgado, y ya que vive en Santiago, ¿por qué no enfrentar el eclipse? Un colega de su trabajo (no identificado) parece protegerlo o que se está aguando de sus hombros. Sus gafas, mucho más elaboradas que las de Pedro, ofrecen un mensaje inequívoco: amén de ciegos en potencia, somos mortales.

Ahora queda una experiencia humana de más de 3 000 años de registro histórico; de ahí para atrás no hay forma de computarlo. Fue el 30 de octubre del 1207 ANE, por la tarde, según recientes cálculos científicos. Un eclipse que le sirvió al faraón Ramses el Grande para reinar en Egipto sin grandes problemas entre1276-1210 ANE. Los astrólogos bajo su servicio le pasaron por adelantado la información del fenómeno solar y Ramses debe haber dicho: “Esta es la mía.” Bueno, hay que ver en los jeroglíficos y en los viejos y crujientes papiros cómo es que los faraones decían que esa era la suya. El caso es que el hombre anunció (mediante cualquiera de los medios de difusión de la época) que él iba a apagar el sol un rato después del mediodía. Y ya ustedes saben, a partir de entonces: si el hombre se gastaba semejantes poderes, ¿qué le iba a pasar con cualquiera que se saliera de la raya dentro de sus dominios?

Y esa es la situación que de alguna manera me hace vincular a nuestro editor asociado con los súbditos del astuto Ramses. Máxime si explicamos que la pared a su izquierda es de la fachada del palacio de La Moneda, donde, se supone, aún deambule el fantasma del pobre Salvador Allende. Ningún astrólogo estuvo a la mano para predecirle un eclipse total aquel 11 de septiembre de 1973. Aparte de que resultaba irrisorio ofrecerle 45 años, 9 meses y 22 días de tregua para meterle miedo a Pinochet.

viernes, 21 de junio de 2019

El testigo cubano

Álvaro Alba se preparaba para un camping en un afluente del Dnieper al norte de Odesa cuando se produjo el desastre nuclear de Chernobil. Su memoria del episodio.


En abril surge un recuerdo perenne.

Todos los años, cuando llega ese mes, viene a la memoria. Chernobil. Una memoria que persigue a todo el que estuvo en Ucrania en abril de 1986.

La noche del sábado 26 de abril de 1986, un grupo de estudiantes de la Universidad Estatal de Odesa y del Conservatorio de la ciudad acamparon a orillas de un afluente del río Dnieper —el Bug del Sur. Pensaban pasar un divertido fin de semana alrededor de una fogata y viviendo en casas de campaña.

Un poco más al norte, a orillas del Pripiat —otro afluente del Dnieper—, el cuarto reactor de la planta nuclear de Chernobil explotaba a la 1 y 24 minutos de la madrugada. Nadie informó de lo acontecido. Durante casi una semana estuvo lanzando elementos radiactivos equivalentes a 500 bombas de las que se arrojaron en Hiroshima.

Los bomberos lucharon contra las llamas como si fuera un incendio forestal. Los vecinos del poblado de Pripiat, donde estaba ubicada la planta, quienes desconocían la magnitud del siniestro se negaron a abandonar la zona.

No se informó en Ucrania de la magnitud del desastre. El Primero de mayo, desfilaron por las avenidas de Kiev sus residentes, sin saber el peligro que les acechaba.

En Moscú, a pesar de que ya se había iniciado la política del glasnots y la perestroika, fenómenos de esa categoría no se anunciaban a los cuatro vientos. En Occidente conocían mejor las posibles secuelas de la tragedia y alertó a su población.

La información llegaba a los que vivíamos en territorio soviético de segundas manos, todos oían la radio extranjera. Tanto Radio Svoboda (Libertad) y la BBC informaron antes y con más detalles que el oficialista noticiero Vremia de la televisión soviética.

Los estudiantes polacos fueron los primeros en regresar a su país, pues conocían del viento que soplaba hacia el este, llevando las nubes radiactivas. Los árabes compraban a cualquier precio un pasaje (por tierra, aire o mar: como Adelita la del corrido mexicano) para salir a prisa de Ucrania.

En la Universidad de Odesa citaron para la estación de trenes, señalando un destino final más allá de los Urales, Rusia. Por el campo estudiantil pasaron entregando un frasco de yodo y ordenaron echar dos gotas en cada jarra de agua. La única medicina ante la posible radiación.

A las pocas semanas empezaron a llegar a los sanatorios y campamentos estudiantiles de la ciudad balneario los infantes de la zona afectada. Niños y niñas de Chernobil, de Pripiat, de Narodichi, de Opachichi.

Los estudiantes universitarios eran los encargados de cuidarles. Vi a diario pequeños de 5 a 12 años que salían para las consultas del médico y no regresaban a los dormitorios. Por la noche se oía a los pequeños llorar porque no sabían dónde estaban sus padres, también evacuados en otra ciudad, o quizás muertos ya.

Una tos aguda les despertaba o les obligaba a detener la marcha si jugaban balompié o simplemente caminaban. Les veía adelgazar a diario, perdían el apetito, el interés por los juegos, por bañarse en la playa, hasta por la vida.

Se hizo una gran hoguera con sus pertenencias, pues todas tenían radioactividad. Fueron cientos de niños que se veían tristes aquel verano de 1986, había cientos de miles en Bielorrusia y Rusia, a donde fue también la nube radioactiva.

Más de 4 millones de habitantes de Ucrania, Bielorrusia y Rusia fueron afectados por la explosión, el 10 por ciento del territorio ucraniano está contaminado todavía con la radiación. Unas 160 mil personas tuvieron que abandonar sus hogares y unas 30 mil quedaron deshabilitadas por las secuelas. Uno de cada 16 ucranianos sufre de salud debido a la radiación.

Viví las jornadas posteriores a la tragedia, compartí con los ucranianos el dolor de aquel drama que aún perdura; vi enterrar a muchas de las casi 6 mil víctimas que ha cobrado la explosión, caminé por la ciudad fantasma de Pripiat, que antes del aquel 26 de abril tuvo miles de habitantes. Cada vez que se acerca la fecha afloran los mismos recuerdos, aunque hayan pasado 33 años.

Álvaro Alba
Copyright © 2011, 2019 by Álvaro Alba

Ahora un reconocido periodista radicado en Miami y con varios libros publicados sobre su experiencia soviética, Álvaro Alba era uno del millar de jóvenes cubanos que estudiaban el 26 de abril de 1986 en la ciudad portuaria de Odesa. Había unos 500 distribuidos en tres escuelas militares de las cercanías de la ciudad y, en la ciudad, los civiles del contingente que incluía a Álvaro cursaban estudios de humanidades y ciencias y en conservatorios, politécnicos, academias navales amén del grupo que se especializaba en el Instituto de Refrigeración con vistas a aplicar sus futuros conocimientos en la construcción del metro de La Habana. Álvaro escribió el texto en el 25 Aniversario del accidente y lo hemos resucitado a tenor del interés provocado por el episodio de la serie televisiva de HBO. El original, titulado “Chernobil en mi recuerdo”, apareció en diversos medios de 2011. La presente versión ha sido ligeramente revisada con el objeto de su actualización y por precisión.

La acampada fue al norte de Odesa, cerca de Uman, una ciudad intermedia entre Odesa y Kiev, y el río era el Bug del Sur. De Uman a Chernobil son 380 kilómetros. La foto fue del sábado 26 de abril en horas de la tarde. Ya había explotado el reactor. Nadie lo sabía. En la foto, una parte de los estudiantes de la Universidad de Odesa y del Conservatorio que participaron en esa excursión de fin de semana. Desde la izquierda: dos estudiantes del conservatorio no identificados; José Moreno (estudiante de Historia, y siguiendo los pasos de su padre, Manuel Moreno Fraginals), Orlando Forte (Conservatorio), y delante, con pullover a rayas, un travieso Álvaro Alba (también Historia).

martes, 18 de junio de 2019

lunes, 17 de junio de 2019

sábado, 15 de junio de 2019

La felicidad como tarea

Entrevista con el escritor y periodista cubano Norberto Fuentes en Ahora con Oscar Haza (Mega TV) 13/06/19.


[Oscar Haza] Este es uno de estos días en que nuevamente la historia de Cuba tiene que ser citada. Hechos puntuales de la historia cubana. Se cumplen 30 años de privación de libertad, [rectifica] de la sentencia de privación de libertad de Patricio de la Guardia, uno de los mellizos, gemelos, jimaguas De la Guardia, Tony y Patricio. Y está con nosotros el escritor Norberto Fuentes, escritor y periodista. Entre sus obras más importantes está Dulces guerreros cubanos, que fue, pues, de gran difusión internacional. Y le agradecemos que, dada su poca proclividad a venir a la televisión y a los programas de radio y televisión… ¿Qué lo ha motivado a venir hoy, Norberto? Y se lo agradezco que esté aquí.

[Norberto Fuentes] Uno, porque me lo pediste tú, o sea, me lo pidió tu productor. Y, dos, que yo todo lo que pueda hacer por… por Patricio, por dar a conocer la situación de Patricio, lo hago. Lo tomo como un deber.

[Oscar Haza] Muchos teleaudientes, tanto en radio como en televisión, me preguntan, o se preguntan, siendo jimaguas, siendo gemelos, siendo militares, siendo miembros de ese gobierno, fusiló a uno y al otro no. ¿Por qué a Patricio no lo fusilan? Y sí fusilan a Tony.

[Norberto Fuentes] De hecho lo fusilaron. También. [Cruzan palabras, inaudible.]

[Oscar Haza] Pero yo me refiero físicamente, de cuerpo presente.

[Norberto Fuentes] Eeese… El fiscal dijo que era porque Patricio no tenía conocimiento del narco… [rectifica] no, no había participado en el narcotráfico, aunque tenía conocimiento del narcotráfico —cosa que yo dudo. Pero además era una cosa geométrica. Ellos fusilaron a un jefe grande de las FAR, Ochoa, y su ayudante; y a un jefe tan grande o por lo menos emblemático del MinInt, Tony, y su ayudante, Amadito Padrón. Ellos hicieron una cosa geométrica, [inaudible] te digo yo, este y este… Y a Patricio lo sacaron del asunto.


[Oscar Haza] ¿Fueron hechos puramente de delito común o fue el olfato de Fidel Castro de husmear que podía venir una perestroika con esos cuadros?

[Norberto Fuentes] Fue el olfato de Fidel Castro, de que podía venir una perestroika, pero no con ellos. Fue un aviso. Es su modus operandi eterno. Él golpea antes de que pueda pasar cualquier cosa. Y en este caso él cogió de cabeza de turco a esta gente. Ochoa no tuvo nada que ver con el narcotráfico. Ochoa, dicen que el ayudante fue a Colombia, todo eso se dice, que si apareció una tarjeta. Pero no hay [¿evidencias?] Ochoa no hizo nada. O sea que…

[Oscar Haza] ¿Por qué fusilan a Ochoa?

[Norberto Fuentes] Porque… ¿Quién es mi general más valiente? ¿Quién es el hombre más decidido que tengo aquí, que además se pasa la vida hablando como él quiere y lo que le da la gana, en Angola y en todos los lugares? ¿Es este? Pues a este lo voy a fusilar y a Patricio [lapsus mental por Tony]. Más daño estaba haciendo Abrantes con sus discursos ya francamente perestroikos, más daño está haciendo Carlos Aldana cuando apoyaba todo lo que estaba haciendo Abrantes, que Ochoa y que Tony. Daño en el sentido de lo que Fidel veía venir [Cruzan palabras, inaudible.]

[Oscar Haza] ¿Veían con simpatía a Gorbachov, lo que estaba haciendo Gorbachov?

[Norberto Fuentes] No. El que veía con antipatía lo que estaba haciendo Gorbachov, era Fidel Castro. Porque no te olvides que la Perestroika comienza en el KGB. Gorbachov es un cuadro de Andropov. Y el KGB de alguna manera está detrás de todo lo que está pasando en la Perestroika. No te olvides que en los países socialistas el órgano de la Seguridad del Estado, las inteligencias, el KGB —lo que en Cuba los unieron con policías y bomberos— en los países socialistas es la Inteligencia y la Contrainteligencia. Son las organizaciones más ilustradas, más informadas de esos países, y ellos sabían que ya no había competencia [con Occidente]. El KGB se daba cuenta y son los que impulsan de alguna manera en su orígen la Perestroika. Y Fidel Castro ve eso. Fidel Castro ve eso y se da cuenta que el sistema, como él lo concibe, sobre el cual él está montado —no quiere decir el socialismo, no vamos a meternos en una conversación teórica— no funciona si no es con el puño cerrado. Y que se le iba de las manos. Él se dio cuenta. Se le iba de las manos.

[Oscar Haza] ¿Cómo han sido los últimos años de Patricio de la Guardia? ¿Cuáles son las condiciones para decir cumpliste tu sentencia pero…?

[Norberto Fuentes] Eso no se ha dicho todavía.

[Oscar Haza] No se ha dicho.

[Norberto Fuentes] Se dijo lo que le dijeron hace un año y medio: Todo va a seguir igual. No importa el papel que le den mañana o que se lo den hoy. Todo va seguir igual.

[Oscar Haza] Va a seguir en su casa. No puede salir…

[Norberto Fuentes] No, no, él sale, sale a la calle. Él va a Soroa, donde tiene la casa de los padres. Va a Varadero. Él se mueve. Tiene un carrito. [En tono severo:] Tiene que informarlo. Y siempre tiene el K-J atrás… [rectifica] No sé cómo se llamará ahora el chequeo. Siempre los tiene atrás.

[Oscar Haza] ¿Y con la muerte de Fidel eso no cambió?

[Norberto Fuentes] En lo absoluto. En lo absoluto.

[Oscar Haza] O sea, la estructura sigue igual.

[Norberto Fuentes] En los absoluto. [Inaudible.] Más, más fuerte… y más cerrada que nunca. Porque Fidel Castro se podía permitir los lujos que no se puede permitir Raúl Castro.


[Oscar Haza] ¿Le hicieron alguna advertencia a Patricio de la Guardia, por ejemplo, de que no puede salir del país?

[Norberto Fuentes] No, se lo dijeron. Él firmó un papel, diciendo… Le llevaron un papel para que renunciara a salir… a solicitar la salida del país y a solicitar un pasaporte. Eso está firmado por Patricio. Hace un año y medio. ¿Qué iba a decir el hombre?

[Oscar Haza] ¿Qué justificación le dieron a eso?

[Norberto Fuentes] No que… Que no puede salir del país. Que si él sale del país… Esto es casi textual. “Diga lo que él diga fuera del país es lo que se va a creer, sea verdad o sea mentira.” No es ya que él tenga secretos.

[Oscar Haza] ¿Quién le dijo eso?

[Norberto Fuentes] Un mayor y un coronel de la Fiscalía Militar. Yo no sé los nombres. Que fueron los que le llevaron el papel.

[Oscar Haza] ¿Cómo vive?

[Norberto Fuentes] Vive en la casa de los padres, en la calle… En Miramar. En mi blog tengo la dirección. Eeeh… Donde ahora, ahora mismo, que tú y yo estamos hablando aquí, están celebrando la fiesta de su cumpleaños.

[Oscar Haza] 81 años.

[Norberto Fuentes, enfático] Están celebrando la fiesta de su cumpleaños. Esa es la respuesta a lo que yo publiqué. Porque yo dije que hoy se decidía [cambia la idea]. Ellos me han dado esa respuesta. Aquí no pasa nada. Esta es la felicidad como tarea.

[Oscar Haza ríe.]

[Norberto Fuentes] Mira lo alegre y lo felices que están. [Irónico:] Aquí no pasa nada. Lo cual, déjame decirte algo. Es una respuesta muy débil. Es una respuesta muy débil. [Admonitorio:] Patricio puede ganar esta. Patricio puede ganar esta porque la respuesta es muy, muy débil. Ahora mismo, si llamas ahora por este prodigio [muestra la pantalla de su móvil]. Cuando tú entraste [al estudio] me estaban enseñando la fiesta Porque me llamaron para enseñarme la fiesta. Sabían que yo venía aquí.

[Oscar Haza] Para que lo dijera.

[Norberto Fuentes] Para que lo dijera. [Inaudible] ¿Qué cosa? ¿Qué pasa con él? Igual que han publicado en algunos blogs por ahí que él va… que le ha dado por la pintura, que él está pintando…

[Oscar Haza] ¿No está pintando?

[Norberto Fuentes] Sí, está pintando.

[Oscar Haza] ¿Y vende los cuadros?

[Norberto Fuentes] Los vende, y los vende muy bien. Pero ahora se los están decomisando en el aeropuerto.

[Oscar Haza] ¿A los compradores?

[Norberto Fuentes] A los compradores. Les quitan los cuadros.

[Oscar Haza] No.

[Norberto Fuentes] Son extranjeros ¿no? Y dos o tres compradores que tiene, sobre todo americanos, psss [onomatopeya por desaparecer].

[Oscar Haza] ¿Y cuál es la razón ahora?

[Norberto Fuentes] Que no tienen un sellito, que falta no sé qué de exportación.

[Oscar Haza] La burocracia. ¿Vive con su familia? ¿Qué familia le queda?

[Norberto Fuentes] Él vive… La mamá se murió, Graciela. Tiene la tropita de sus amigos, que le es muy leal. La exmujer y mujer, la Cucusa, María Isabel Ferrer, está allí, en la fiesta, es de una lealtad blindada.

[Oscar Haza] ¿Cuántos hijos tuvo?

[Norberto Fuentes] Él tuvo… Tiene tres hijos… Dos aquí.

[Oscar Haza] ¿Ah, dos aquí en los Estados Unidos?

[Norberto Fuentes] Creo que tres. Graciela, con la Cucusa.

[Oscar Haza] Ya.

[Norberto Fuentes] Él, en realidad… está allí solo.

[Oscar Haza] Ellos tenían un hermano que vivía en Atlanta.

[Norberto Fuentes] En Atlanta. Mario.

[Oscar Haza] ¿Ya se murió?

[Norberto Fuentes] No tengo la menor idea.

[Oscar Haza] Ese se fue muchos años antes.

[Norberto Fuentes] Él… Sí. Ellos, en el 60. La familia se escinde en el 60. La familia De la Guardia. Ellos se quedan en la Revolución. Y…

[Oscar Haza] ¿Por qué se quedan en la Revolución, dos miembros de la burguesía habanera, o de la pequeña burguesía habanera, miembros del Havana Yatch Club y ese tipo de…

[Norberto Fuentes] Ellos eran…

[Oscar Haza] …de vida frívola?

[Norberto Fuentes] …los rebelditos. Ellos eran… estaban en la Academia Militar y siempre eran muchachos muy conflictivos.

[Oscar Haza] Muy traviesos.

[Norberto Fuentes] Muy traviesos, es la palabra, no conflictivos. He expresado una palabra del socialismo para definirlos. Muy travieso es más bonito. Es de La Pequeña Lulú. [Ríen.] Entonces, antes del temor que ellos se metieran, que estaban ya metidos, en la Revolución, los padres los sacaron para los Estados Unidos. Y aquí vinieron para la Florida y estudiaron pintura. Los dos se hicieron pintores. Muy buenos pintores. Y cuando triunfa la Revolución regresan a Cuba y comienzan a trabajar en el INIT. En una época que todo el mundo tenía empleo en el país. Empiezan a trabajar en el INIT. Entonces se celebra… El momento decisivo es la celebración de una regata en Varadero donde Cubela compite contra la canoa de Fidel que era de los pescadores. Y Fidel apostó públicamente por los pescadores y perdió.

[Oscar Haza] ¡Ah!

[Norberto Fuentes] Entonces cuando terminó la regata le dijo Fidel “¿Cómo tú ganaste?” “No, porque yo tengo los dos mejores remeros de Cuba, son los jimagüitas” Dijo: “Preséntamelos.” Se los presentó. Y le dijo a Cubela: “Muy pronto ellos van a estar en mi canoa.” [Riéndose:] La próxima vez que Cubela vio a Patricio y a Tony fue con Fidel en Varadero desayunando o almorzando, o algo así. Y Fidel dijo: “¿Y ustedes qué quieren hacer?” Y ellos le dijeron: “No, Fidel, hacer algo en la Revolución.” Dijo: “Bueno, vayan…” Les dijo: “Ramiro, encárgate de ellos.” Y ahí es donde ellos entran en el Ministerio del Interior. Y organizan con ellos la Sección T. Esa Sección T por Tony. Que era una especie de comando que iban a hacer, que se entrenaban en Jibacoa, comían chipojos, lagartijas, de supervivencia. Y se ponen en eso. Y los manuales de instrucción eran las novelitas de guerra americanas.

[Oscar Haza] Ya. ¿Fidel Castro lleva a cabo esa causa Número Uno con Juan Escalona de Fiscal, que falleció hace poco, para escurrir el bulto del narcotráfico?

[Norberto Fuentes] . El que lo vea así está perdido. Y le está dando la razón. Logró su propósito. Eso fue una operación de represión interna.

[Oscar Haza] ¿De purga tipo Stalin?

[Norberto Fuentes] De prepurga. Antes de que pasara nada. Eso fue ante la Perestroika, ante el Glasnot, ante lo que él veía que venía en el campo socialista. Él no podía permitirse el lujo de que la Unión Soviética se disolviera o de lo que pasara en Cuba con un Ministerio del Interior que ya le estaba reclamando cambios, pidiendo respuestas, preguntas. Ya anteriormente habían sacado 50 000 cuadros del Partido, a nivel de Gobierno y de municipio y de provincia en Cuba.

[Oscar Haza] ¿En Cuba?

[Norberto Fuentes] En Cuba.

[Oscar Haza] Eso no se publicó nunca.

[Norberto Fuentes] No se publicó nunca. En la llamada rectificación de errores. 50 000 cuadros [que] estaban pidiendo cositas. Porque había un pequeño desarrollo económico. Había un pequeño [crecimiento]. Cuando tú tienes eso en la economía, cuando tú empiezas… ya los grandes líderes comienzan a ser innecesarios.

[Oscar Haza] Claro. Y Aldana simpatizaba con la perestroika.

[Norberto Fuentes] De cabeza. Era un loco a la Perestroika. [Ríe.] Se embarcó completo. Pero más que Aldana, Raúl Castro Ruz…

[Oscar Haza, asombrado] ¡No!

[Norberto Fuentes, muy enfático] ¡Sí! Que en mi casa me dijo a mí y a mi amigo Alcibíades Hidalgo: “Vayan a la Unión Soviética. Porque ustedes dos tienen que estudiar la Perestroika, porque hay que hacer la Perestroika…”

[Oscar Haza] ¿Y por qué no la hace ahora que está solo?

[Norberto Fuentes, burlándose] Naaa. ¡Perestroika! ¿Con qué? ¿Con qué apoyo? ¿Con qué se sienta la cucaracha? [Cruzan las palabras]

[Oscar Haza] Norberto, tienes que volver para hablar de otras cosas interesantes. ¿Qué ha pasado con Lage, qué ha pasado con Felipito Pérez Roque? ¿Robaina está pintando también?

[Norberto Fuentes, riéndose] Si todavía no me revientan la caja de seguridad con toda esa documentación, yo vengo.

[Oscar Haza] Gracias.

La transcripción del diálogo ha sido ligeramente revisada por clarificación y fluidez.

Pulse este link y vea en YouTube la entrevista completa.



PEQUEÑO GLOSARIO OPERATIVO:

Tony, el coronel Antonio de la Guardia.

FAR, sigla de Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Ochoa, Arnaldo, general de división y Héroe de la República de Cuba, fusilado en el proceso de 1989.

Martínez, Jorge, capitán, ayudante de Ochoa, también fusilado.

MinInt, las siglas del Ministerio del Interior

Amadito, el mayor Amado Padrón Trujillo.

Abrantes, José, general de división y ministro del interior; muerto en la cárcel en 1991.

María Isabel Ferrer, ex mujer de Patricio, vive en Nueva York.

La Pequeña Lulú, uno de los comics de procedencia americana emblemático de los años 50.

INIT, el Instituto Nacional de la Industria Turística creado al principio de la Revolución.

Cubela, Rolando, comandante del Directorio Revolucionario “13 de Marzo”. Su canoa estaba abanderada por la Universidad de La Habana.

Ramiro Valdés, legendario comandante del Ejército Rebelde y ministro del Interior desde la fundación de ese ministerio, en 1961, hasta 1969. Restablecido en el cargo entre 1978 y 1986.

Jibacoa: un playazo en los confines de la costa al noreste de La Habana.

miércoles, 12 de junio de 2019

La tercera vida


Patricio no sabe que yo sé esto que voy a contar ahora. Mucho menos Raúl Castro y sus oficiales comisionados para atender el caso “Patricio” concibieron que lo publicaría. Hace cuestión de año y medio, en 2017, los oficiales a cargo se presentaron en su casa de la calle 94 entre Primera y Tercera, número 107, municipio Playa, donde cumple su libertad condicional, y le dijeron que, efectivamente, estaba a punto de extinguir su condena pero que él debía saber que nada iba a cambiar, y enfatizaron: Que todo seguiría igual. ¿Que él debía saber, o que debía comprender? Es un matiz, pero importante en los procesos represivos cubanos. Saber tiene un tono implícito de amenaza. Pero cuando comprendes, están apelando a tu complicidad y de alguna manera a tu inteligencia. Tú comprendes porque te das cuenta de que no hay otra salida. Parece en todo caso una versión de la frase emblemática de El Gatopardo, “Cambiarlo todo para que todo siga igual”. Pero con una enorme carga de cinismo y como expresión de un poder omnímodo, aplastante, indolente. La cosa no paró ahí. A los pocos días se presentaron en el citado domicilio un coronel y una mayor de la Fiscalía Militar y le dijeron a Patricio que para ir “abreviando las cosas” y, al final de la jornada, “hacer los procedimientos más fáciles”, que le convenía firmar la límpida carta impresa en alguna impresora láser de la Contra Inteligencia Militar en la que él, Patricio de la Guardia Font, se comprometía, en ningún momento posterior al término de su sentencia, a solicitar su salida del país, y por lo tanto renunciaba desde ese momento a efectuar ningún trámite para la obtención de un pasaporte. Tuvieron a bien explicarle la razón de tal medida. El general debía entender que si viajaba al extranjero, todo lo que dijera iba ser tomado como un hecho, no importa si fuese verdad o mentira. Todo el mundo le iba a creer a él. Finalmente uno de los dos oficiales, de seguro el que llevaba los grados de mayor, que hacía las veces de ayudante del coronel, le entregó un bolígrafo. Patricio lo aceptó y preguntó dónde firmaba y ahí hizo deslizar su nombre. “Firme la copia, general, para que se quede con ella.” En eso sí fueron respetuosos. Todo el tiempo que lo han mantenido en libertad condicional, la forma de dirigirse a Patricio ha sido la de “general”.

Así pues, la hora de la verdad es hoy. 12 de junio del 2019. Lo es si tomamos como fecha de término el día de la detención, 12 de junio de 1989, y no el 7 de julio, que fue la fecha que se dictó la sentencia. Vamos, no creo que vayan a ser tan cicateros que se pongan en la rebatiña por unos 25 días, más o menos. Ahora les digo cómo andan los ánimos por esa casita del 107 de la calle 94 y lo que allí esperan. En principio no esperan nada. Como quiera que todo va a seguir igual, ¿qué necesidad tiene el Gobierno de armar un espectáculo? Puede aparecerse alguien, sin embargo, con una carta, una especia de diploma, en que se declara su libertad. Si el diploma es muy grande, pues habrá algún fotógrafo para que haga llegar la imagen a Miami y quizá a El País en Madrid. Como de costumbre, no debe ser un fotógrafo profesional, sino algún pariente o amigo de la familia que coincidió con la ceremonia. Otra variante (que se ha calculado en su círculo íntimo) es que le hagan una operación semejante a la del disidente Elizardo Sánchez cuando a Elizardo le dieron una medalla de la Seguridad del Estado y grabaron secretamente un video de la imposición (que luego distribuyeron alegremente entre los corresponsales extranjeros acreditados en La Habana). En ese sentido, a Patricio pueden enfundarlo en un uniforme verde olivo, con las charreteras de general, y citarlo para alguna condecoración. Yo, realmente, no veo esta posibilidad. Pero repito que es algo que han previsto.

Un factor a tomar en cuenta, es el económico. Cerrarle todas las vías de ingreso, para hacerlo dependiente de algunos parientes que ellos puedan controlar. Patricio ha estado ganando dinero con sus pinturas (un excelente pintor, de verdad. ¿No han visto sus cuadros?) Sobre todo, es apetecido y cortejado por coleccionistas extranjeros. Incluso hay uno americano que considera a Patricio como “el más grande pintor cubano”. Pero estos dealers y mecenas están siendo retenidos a su salida por el aeropuerto de Rancho Boyeros y las obras de Patricio decomisadas. Y sin explicaciones.

Queda la variante final. Patricio sabe que está viviendo algunos de los momentos más peligrosos de su existencia. La sentencia de muerte, el infarto, es una realidad de la que él está advertido. “Caso mojado” le llamaban en el KGB a los planes de asesinato, una terminología que parece mantener su uso en la inteligencia rusa y los cubanos suelen repetir. Un procedimiento regular de convertir un caso mojado en caso seco es la inducción de un infarto. Ya he dicho que sus carceleros nunca pensaron que iba a llegar con vida a los treinta años cuando lo arrestaron en la oficina del general Pascual Martínez Gil. Patricio, sin embargo, ha llegado a la fecha con vida y con una espléndida capacidad creativa. No era lo que calcularon cuando lo visitaron las dos comisiones. Lo que planearon entonces fue “dormirlo”, “marearlo”, entretenerlo en fin, durante dos años más, seguros como estaban de que antes de esa fecha improbable el corazón del general no aguantaría más y él “se iría del parque”.

Hasta aquí todos los elementos de juicio que he logrado reunir, casi siempre a través de crípticas conversaciones vía WhatsApp (el bendito wasap —o wasá— al uso en los barrios habaneros), con mis amigos. Se trata ahora de esperar. En lo adelante la vida de Patricio va a ser la de un ciudadano cubano común. Un ciudadano común, claro, pero al que le mantendrán la cola de chequeo a donde quiera que se dirija y la obligación de informar de cualquiera de sus planes y movimientos. Cambiarlo todo para que todo siga igual. ¿Usted entiende eso, general?