jueves, 29 de septiembre de 2016

sábado, 10 de septiembre de 2016

¿Y en cuál playa va a poner Curbelo su muro?


Carlos Curbelo: Mi Familia llegó aquí buscando libertad y dispuestos a trabajar.


 
Padre: No fue fácil.



Madre: Pero perseveramos y triunfamos.



Carlos Curbelo: En el Congreso lucho por las familias que tanto trabajan para superarse. Y para eliminar el fraude y el abuso en el sistema migratorio.



Carlos Curbelo: Este país nos ofrece oportunidades sin límites. No podemos permitir que nadie abuse de su generosidad.



Carlos Curbelo: Soy Carlos Curbelo y apruebo este mensaje porque quiero honrar los sacrificios de tantos y dejar un mejor futuro para las nuevas generaciones.


Las imágenes alrededor de la mesa de los Curbelo proceden de “Generosidad”, el anuncio pagado de campaña electoral para el Congreso colgado en el sitio CURBELO TV. Los textos al calce transcriben los parlamentos de la familia. Se trata a fin de cuentas de la Ley de Ajuste Cubano y del arribo de cubanos hacia estas costas, tan cercanas presumiblemente a la apacible estancia utilizada como locación para grabar el mensaje del congresista federal que busca su reenganche en la posición. Pero la idea chapotea en una ideología tan enrarecida como injusta: las oportunidades de libertad, el progreso que sus padres encontraron en Estados Unidos, debe ser negada a los cubanos que vienen atrás. Algunos de ellos son los infelices que pueblan las imágenes intercaladas por el bloguista. Todavía ninguno de ellos lo sabe, pero hay un congresista de origen cubano dispuesto a escamotearles todas las esperanzas.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

We the happy few



Norber, parece que los años ya están haciendo mella en la memoria.

Realmente no me acordaba de este hombre. Sí es (o era) de la escolta. Chofer alterno del cmdte.

Me pareció a primera vista muy desaliñado. Con un traje que me resultaba fuera de talla.

Quizas ese mb es otro auto que tienen ahora para la casa.

Consulté la foto con alguien que era de la seg. personal. y me recordó.

SORRY...

PERO… LA ELEGANCIA EN NUESTRO TIEMPOS SÍ ERA UNA PREMISA —DESDE LA EPOCA DE CELIA QUE ERA LA QUE SE OCUPABA DE ESOS DETALLES.

LA MADRINA, LE DECIAN LOS DE LA ESCOLTA.
____________________________________________________________

Felote, mientras sea solo en la memoria, no tienes drama.

Por un problema de lealtad con los lectores, y para continuar aprendiendo, aclaremos. Pero nosotros, firmes. Duros hasta en los errores.

lunes, 5 de septiembre de 2016

De los hombres
armados y su elegancia


Felote,

Me encontré esta foto en Internet y me parece muy buena. La personalidad de ese guajiro es impresionante. Tiene todas las trazas de ser de la escolta de Fidel (o de haber sido). Dime si sabes o te acuerdas quién es y el modelo de pistola.

____________________________________________________________

Norber

No lo conozco.
No me parece que haya sido de la escolta.

De todas formas revisa:
- Uniforme muy grande para un escolta de Fidel.
- El Mercedes es un 350 o menos.
- Cuando Fidel empezó a usar MB, la escolta tenía AK74.
- La pistola me parece una P-38 o quizás una checa grande.

Ojalá te ayude en algo.
____________________________________________________________


Cojones, tremenda ayuda. Has acabado con el tipo. Y siempre un dato precioso y preciso: "Uniforme muy grande para un escolta de Fidel". Es decir, se cuidaba el porte y el estilo. Y esa historia. Es inagotable.

Gracias, Felote.

sábado, 13 de agosto de 2016

Qué será, será



“Para los Castro lo que pase después no es su problema”

Una entrevista de Pedro Schwarze

Fidel Castro se adelantó a su cumpleaños número 90 en abril, en la clausura del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC). “Pronto deberé cumplir 90 años. Nunca se me habría ocurrido tal idea y nunca fue fruto de un esfuerzo. Fue capricho del azar. Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno”, dijo en un claro mensaje de despedida en público. Las nueve décadas Castro las cumple hoy y lo hace en mejor forma que a los 80, eso sí ya jubilado, observando la aplicación del plan de reformas de su hermano Raúl y con las relaciones restablecidas con Estados Unidos.

El escritor cubano Norberto Fuentes, autor de La autobiografía de Fidel Castro y ex miembro del círculo estrecho de Fidel y Raúl Castro, explica en esta entrevista telefónica con La Tercera -desde Miami, donde vive- el momento que está viviendo el líder histórico de la Revolución Cubana, las preocupaciones por el futuro y el papel que juega hoy como dirigente retirado.

¿A sus 90 años Fidel se convirtió en un monumento viviente?
El es muy vanidoso. El ha convertido el país en un monumento de toda su actividad. El presidio de Isla de Pinos; el Cuartel Moncada; Playa Girón; la esquina de 12 y 23, donde declaró el carácter socialista de la Revolución, donde quiera que estuvo e hizo algo, es decir, el país completo, está lleno de marcas y monumentos dedicados a él. Cuando llegó a La Habana, en enero de 1959, vio un busto de él camino hacia el campamento Columbia, que lo llamó después Ciudad Libertad, y lo mandó a derribar, y decretó que no podía haber ningún cuadro ni fotografía en las instituciones oficiales. Pero eso proliferó, porque era la gente la que lo hacía, la gente expresaba así su devoción por él.

Pero ahora él está fuera de escena, lo tienen en el retiro, y cada visita extranjera va a verlo, salvo Obama, como si fuese parte de un tour.
Sí, yo creo que lo exhiben. Pero eso de que esté retirado todavía está por verse. Habrá que esperar a la desaparición física de él y del hermano (Raúl) y de ese gobierno, para saber qué pasó ahí, para saber si ahí hubo una conspiración. Como uno nunca sabe cuál es la conspiración, cuál es de verdad la bronca entre los dos hermanos. Sí las había, yo fui testigo de eso, pero a la hora del peligro los dos se unían como un haz inextricable, donde no había forma de entrarle. No sé hasta dónde llegan las conversaciones secretas, las reuniones de ellos por las noches, hasta dónde llega eso.

Hace 10 años, le pregunté a usted si Fidel estaba preocupado de la sucesión, y me dijo que no pensaba en eso. Ahora, ¿estará preocupado del futuro?
Es un problema de conceptos y algo que yo he aprendido con ellos. Ellos viven en una dinámica en la que no entra la muerte. Ellos lo saben perfectamente, porque han matado y han visto la muerte muchas veces. Además, ellos han utilizado la muerte para eliminar problemas. O sea, cuando ellos sean los eliminados del problema, ¿qué les importa a ellos qué es lo que va a pasar? Lo que pueda pasar después es problema de los del después, no es un problema de ellos. Y así lo han dicho, los jóvenes piensan a su manera, es un problema de ellos. La estrategia y la táctica de la Revolución Cubana es preocuparse de la vida cotidiana, del diario. Y ahí es donde ellos han ganado. Aparte que la sucesión van a ser los hijos de ellos, los primitos.

En estos 10 años salió a la luz la familia de Fidel Castro. ¿Por qué? ¿Por una necesidad de Fidel? ¿Porque se quedó sin amigos?
¿Sin amigos? Tiene todos los amigos del mundo. Van allá a rendirle, cualquiera. Ahora, él nunca ha tenido amigos o no sabemos quiénes son sus amigos. Dicen que él tiene amigos aquí y allá, amigos que él ha preservado, que son sus amigos, que él los visita. Fidel ha sido un celoso defensor de su vida íntima.

¿Y por qué su familia salió a la luz?
Porque ya no está en el poder, ya no es un dirigente, por lo menos públicamente. Porque ya el gobierno lo tiene en la mano Raúl Castro. Fidel lo que tiene es a su familia. Dicen que está pintando. Parece que es un destino de los presos y de los dirigentes. (George W.) Bush también está pintando.

Fidel y Raúl Castro siempre han jugado a ser el policía bueno y el policía malo. ¿En los últimos años se invirtieron los roles? ¿Ahora Fidel aparece más como el policía malo y Raúl como el policía bueno? 
Puede que a los ojos del público eso sea así. La gente en Cuba adora a Raúl Castro, pero lo adora por las malas razones, en mi opinión. No las razones revolucionarias. Fidel es la revolución y la revolución es algo duro, áspero, violento, sanguinario a veces; el otro es un reformista. Lo dijo él en el congreso del partido, que “aquí hay dos partidos, igual que en Estados Unidos: el de Fidel y el mío. Fidel dice que le den el de los comunistas, él es comunista, el mío pónganle el nombre que quieran”. Fidel representa esa voluntad y la gente en Cuba en definitiva lo que quiere es hacer negocitos. Para la gente en Cuba la revolución ya se terminó, de una u otra manera. La gente lo que quiere es poner una bodeguita, un restaurancito, buscarse los centavitos en los negocios. Y cada día el debate ideológico se extingue más. Los que quedan para la discusión ideológica son cada vez de más bajo registro, porque la gente inteligente en Cuba está dedicada a hacer negocios, a ganar dinero, y eso es lo que hay que hacer.

¿El mensaje que Fidel Castro quiso dar en el último congreso del Partido fue despedirse?
Que se acabó la película. Fin. Ahora se encienden las luces y toda la gente se va para su casa. Lo que quiso decir es “oigan señores, llegué hasta aquí. Me he metido 60 años aquí en el poder, dándole sansa a ustedes, a los americanos, los rusos, a todo el mundo, y me voy. Se acabó. Y aquí le dejo esto a mi hermanito”.


viernes, 12 de agosto de 2016

Fidel era su mismo sueño


El 31 de agosto de 1986, luego de un interminable viaje de 17 horas desde La Habana, con escala en Islas de Sal, frente a Cabo Verde, Fidel Castro llegó a Harare (Zimbabwe) para participar en la conferencia cumbre de los países no alineados. Se instaló en el chalet de las afueras de esta ciudad que le habían adquirido y preparado los especialistas del Ministerio del Interior y que luego serviría como residencia permanente del embajador cubano. Había un jardincito amurallado contiguo a la puerta principal y el chalet era remoto y el mediodía sin sobresaltos cuando Fidel salió al patiecito desde adentro de la casa, enfundado con una bata de casa morada, que le caía hasta los tobillos, y pantuflas. Comenzó a dar unos pasos, las manos en los bolsillos de la bata, cuando advirtió la presencia de una docena de sus colaboradores arremolinados en el parqueo contiguo a la muralla y regresó a la casa. Entonces el que salió al patio fue el coronel Joseíto —José Delgado— el jefe de su escolta, que se viró hacia el grupo y dijo, en un auténtico tono de súplica: “Caballeros, coño, salgan de esa entrada y no miren más para acá, para que él se crea que está solo.” En todo el transcurso de mi experiencia cerca o junto a Fidel, éste lo tengo registrado como el momento más patético. Demasiado inteligente para saber que su soledad era un imposible, parecía contentarse con la creencia de una ilusión. No obstante —y eso quedaba por descontado— era una soledad que se garantizaba por el despliegue de una compañía reforzada de los rangers de Tropas Especiales traída desde La Habana para la ocasión y armada hasta con cohetes antiaéreos portátiles.

Implícito en la escena, ese cierto patetismo —término que no empleo peyorativamente—, es debidamente revelador de una personalidad en permanente lucha por asegurarse un perímetro de intimidad y hacerlo inviolable. Esto se expresaba, más bien se justificaba ideológicamente, de muchas maneras y ofrecía además unos dividendos inesperados. La idea, en palabras del mismo Fidel, era que no debía mezclar su vida personal con la política. En ese caso, por decantación, nada mejor que su guardia pretoriana para trazar y defender la frontera. Era donde hacía acto de presencia su verdadera preocupación: disponer del mejor servicio de escolta del mundo. Idea y escolta que luego le sirvieron (lógico) para darse la gran vida en francachelas con el empleo de sus misteriosas casas de seguridad o, como ocurrió en una época, para eludir la persecución constante que Celia Sánchez —su compañera de guerrilla en la Sierra Maestra— le montó por toda Cuba cuando supo de los devaneos amorosos de Fidel con Dalia Soto del Valle.

En lo tocante a su familia, vale contarlo, este concepto de reducto fortificado resultó defendido aún con mayor encarnizamiento. Estoy hablando de la familia verdadera, de esta señora, su mujer, Dalia, y de los cinco hijos tenidos con ella, en orden decreciente: Alex, Alexis, Alejandro, Antonio y Ángel. De vez en cuando, en los últimos tiempos, surgían algunas fotos de la intimidad familiar y se publican fuera de Cuba pero la explicación del establecimiento sobre estas filtraciones es de resignación: normal que ocurriera porque cada uno de los muchachos había crecido y han cogido su rumbo. No los podían tener siempre bajo protección del feudo. En realidad, bien mirada las cosas, pese a las escasas fotos publicadas en revistas de chismes fuera de Cuba, fue un triunfo del servicio de Seguridad Personal, porque hasta la mayoría de edad nunca hubo acceso ni siquiera a la imagen de los jovencitos.

Todo partía en su origen de un criterio elaborado por Fidel —que era político (aunque él quisiera revertirlo como un asunto de seguridad)— y, en sus propias palabras, muchas veces vertidas en el círculo más estrecho de sus amigos, es el de no contaminar a su familia con el resto de sus subordinados.

Y no era solo para el vulgo. Ni siquiera Raúl Castro había tenido acceso a esa familia y sus predios durante mucho tiempo. Raúl se volvió loco de alegría el día que su hijo Alejandro, ya con más de 20 años de edad, vino a conocer finalmente a un par de sus primos, dos de los hijos de Fidel, de forma casual en una fiesta. Fue una ocasión de exaltación para el general de Ejército y jefe de las Fuerzas Armadas (y actual Presidente de la República), al enterarse, y llamó a los subordinados que tuvo a la mano y mandó a buscar vodka para brindar por el encuentro. Y no solo el contacto de unos primos. El acceso de Raúl y sus familiares, al igual que el de cualquier otro ciudadano, a la piscina térmica bajo techo de la afamada clínica CIMEQ, estaba prohibido cuando Dalia la iba a usar.

Las explicaciones para la conducta de Fidel y para el manto de protección en el que hacía vivir a su familia pudieron ser múltiples pero el argumento básico terminaba inexorablemente en la CIA. Claro, ésa era también una explicación externa. Y yo diría —producto de mis observaciones “at close range” del personaje—, que las razones pueden ser tan íntimas como las que reveló el coronel Joseíto aquella mañana de Harare. Sentirse solo. (Aunque ya debe ser muy tarde para que revierta el curso.) Así pues, hasta ahora, lo que hemos tenido es a un hombre que emite señales de distracción de manera constante, metódica. En fin, un hombre revestido de una coraza de enigmas y que contaba con el apoyo de todo el aparato represivo de un Estado para lograr su objetivo. Un objetivo que ahora, con el paso del tiempo, y en el momento que cumple 90 años, se no presenta difuso, enrarecido. ¿Hacia dónde iba? O, peor aún, ¿hacia dónde nos llevaba? 90 años, por Dios. Si descontamos los primeros, invertidos en la bucólica infancia del hijo de un terrateniente y su necesaria educación y de campeón de baloncesto bajo la égida de los jesuitas, el resto, más 70 años, desde que comenzó su fogueo de político y pistolero en la Universidad de La Habana, hasta que se ganó su puesto como el último líder del movimiento comunista internacional, lo que nos arroja es un gigante que se nos escapa al otro lado de cortinas de humo, engañifas, maniobras de ocultamiento y cotos cerrados. Curioso que este hombre al que todos nosotros, sus contemporáneos, en algún momento veneramos, y hasta amamos, sea todavía un enigma y que al final lo único que nos vaya a dejar de él sea una abstracción.

Publicado como “I novant´anni di solitudine dell´ultimo comunista” en La Repubblica.



miércoles, 29 de junio de 2016

La lealtad mata


Era un cuadro joven, con una rara cultura humanista dentro del hard core cubano, ambicioso (claro está) y firmaba sus reportes a Fidel desde el extranjero, si se trataba de alguna misión secreta, con el nombre de guerra “El Jabao”. Raúl, el actual presidente del país, decía que era lo que “más yo quiero en este Comité Central¨. Hace 27 años, durante el proceso que marcó con sangre, miedo y resentimiento la historia de la Revolución Cubana y que conocemos como la Causa Número Uno de 1989, este compañero ocupaba el cargo de secretario ideológico del Partido Comunista de Cuba. Quizá por ocupar la altísima posición pensó que, a su vez, se hallaba por encima de los acontecimientos. Uno no sabe si él estaría ahora en disposición de aceptar que no escuchó las advertencias de este autor, que era además uno de sus mejores amigos. “Tú eres el próximo, brother”, fueron exactamente las palabras de alerta. Carlos Aldana Escalante. Es el de la gorra azul de pelotero y como que oculto detrás del grupo. La foto (de la que se hizo este cropping) fue archivada el 22 de mayo de 2012, y enviada a manos amigas, en la Florida, el 15 de diciembre del 2015. La imagen —innecesario señalarlo—, tiene muy baja resolución y no alcanza los requerimientos profesionales para su publicación. Pero es un testimonio asfixiante. Muestra el valor que Fidel y Raúl Castro le pueden dar a sus más cercanos colaboradores el día que les resultan innecesarios. La decisión de mostrarla en este blog es porque el próximo día 13 de julio se cumple otro aniversario del fusilamiento del general de división Arnaldo Ochoa, del coronel Antonio de la Guardia, del mayor Amado Padrón y del capitán Jorge Martínez, uno por uno, empezando por Martínez y terminando con Ochoa, ejecutados por un pelotón mixto de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Ministerio del Interior bajo el mando del coronel Luis Mesa en un potrero a la vera de la cabeza de la pista del aeropuerto de Baracoa, al oeste de La Habana. Pese a todo, Carlos Aldana es también un sobreviviente. Me imagino que para él valió la pena.

Desde la izquierda: Laura, la hija de Aldana y su hija; detrás, alguien no
identificado; Carlos Aldana, la hija de Carlitos, Carlitos (un excelente instructor
de cazas interceptores MiG-21, bajado de vuelo desde el defenestre
de su padre), su mujer y su hija; en la hamaca, Laura, la mujer de Carlos,
y una niña no identificada. Solo tres personas no sonríen a la cámara.
El gesto del joven no identificado es indescifrable.


Para que el lector establezca cualquier comparación de su interés:
A la izquierda del autor, Carlos Aldana. Es el domingo 7 de febrero
de 1982, en el bar techado (nunca habilitado) adjunto a la piscina de la
llamada Casa Uno de Luanda, residencia del jefe de la Misión Militar
de Cuba en Angola. Detrás de Aldana, un personaje conocido como
“Barbarito” (quizá un apodo), ayudante de un funcionario cubano de
alto rango y especie de embajador itinerante en África, el capitán Jorge Risquet.